INFORME DEL FMI: ‘LOS ANCIANOS VIVEN DEMASIADO Y SON UN RIESGO PARA LA ECONOMÍA MUNDIAL’

PorMente Alternativa Publicado 2 de julio de 2020

Durante la crisis del coronavirus han circulado en internet diversos memes que le atribuyen la frase “los ancianos viven demasiado y es un riesgo para la economía mundial. Tenemos que hacer algo, ¡y ya!” a la ex directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. Aunque no parece haber pruebas de que Lagarde haya hecho tales declaraciones públicamente, sí hay evidencia de que durante su directorado, el FMI publicó un informe que llega a la conclusión de que “el riesgo de longevidad afecta la estabilidad financiera al amenazar la sostenibilidad fiscal y debilitar los balances del sector privado, lo que aumenta las vulnerabilidades existentes en el entorno actual.”

Christine Lagarde fue Presidenta y Directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) del 5 de julio de 2011 al 16 de julio de 2019.

En abril de 2012, Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI publicó un reporte titulado “Informe de estabilidad financiera global, Abril 2012: La búsqueda de estabilidad duradera”.

En el cuarto capítulo del informe, titulado “Capítulo 4: El impacto financiero del riesgo de longevidad”, el FMI llega a la siguiente conclusión:

Conclusiones y consideraciones de política

El riesgo de longevidad es grande y afecta a toda la sociedad. Si todos en 2050 vivieran solo tres años más de lo esperado, en línea con la subestimación promedio de la longevidad en el pasado, la sociedad necesitaría recursos adicionales equivalentes al 1 o 2 por ciento del PIB por año. Si este choque de longevidad ocurriera hoy y la sociedad quisiera ahorrar para pagar estos recursos adicionales durante los próximos 40 años (es decir, financiar por completo estas “obligaciones de pensiones” adicionales), las economías avanzadas tendrían que reservar alrededor del 50 por ciento del PIB de 2010, y las economías emergentes necesitarían alrededor del 25 por ciento del PIB de 2010, una suma total de decenas de billones de dólares. Como tal, el riesgo de longevidad potencialmente agrega la mitad de los vastos costos del envejecimiento hasta el año 2050, y los costos de envejecimiento en sí mismos no se reconocen completamente en la mayoría de los planes fiscales a largo plazo.

Los proveedores de pensiones privadas y los gobiernos están particularmente expuestos al riesgo de longevidad y este riesgo aumenta considerablemente en el entorno actual de bajas tasas de interés. En línea con otras estimaciones en la literatura, el análisis en este capítulo encuentra que los pasivos de los planes de pensiones de EE.UU. aumentarían en un 9 por ciento para un aumento de tres años en la longevidad. Los gobiernos pueden estar aún más expuestos: muchos no solo patrocinan planes de pensiones de beneficios definidos para sus empleados, sino que también mantienen amplios sistemas de seguridad social de vejez que cubren a la mayoría de la población. Además, es probable que el gobierno sea responsable de la “cola” del riesgo de longevidad: en el caso de un choque de longevidad que afecte a toda la población, el sector privado probablemente se verá abrumado por las consecuencias financieras. En ese caso, es probable que el gobierno asuma las pérdidas de alguna manera, incluso a través de planes de garantía de fondos de pensiones que asuman las obligaciones de pensiones de las instituciones en quiebra y los planes de seguridad social que tienen como objetivo prevenir la pobreza en la vejez.

El riesgo de longevidad generalmente no se reconoce bien, aunque esto está mejorando lentamente. Hasta hace poco, pocos planes de pensiones o gobiernos reconocían explícitamente la existencia del riesgo de longevidad, y aún menos se preparan para mitigarlo. Incluso si se usaran tablas de mortalidad actualizadas, a menudo no se aplicaban disposiciones adecuadas para futuras mejoras de mortalidad. Las regulaciones tienden a no enfatizar el riesgo de longevidad y los supervisores pueden no ser plenamente conscientes del alcance del riesgo de longevidad que enfrentan los proveedores de pensiones. Pocos gobiernos han evaluado el riesgo de longevidad presente en los planes de pensiones públicas y los sistemas de seguridad social. En los últimos años, más planes de pensiones y aseguradoras han comenzado a prestar atención al riesgo de longevidad, especialmente en el Reino Unido y los Países Bajos, y el mercado de transferencia de riesgos ha desarrollado cierta actividad, aunque representa solo una fracción del riesgo existente.

El riesgo de longevidad afecta la estabilidad financiera al amenazar la sostenibilidad fiscal y debilitar los balances del sector privado, lo que aumenta las vulnerabilidades existentes en el entorno actual. Aunque el riesgo de longevidad es un problema de combustión lenta, aumenta la vulnerabilidad de los sectores público y privado a otros shocks. Por lo tanto, el riesgo tal vez no sea inmediato, pero cuanto más tiempo se permita que se acumulen estas vulnerabilidades, es más probable que haya grandes ajustes en el futuro.

El informe completo se puede leer en este enlace; o en esta copia de seguridad en formato PDF.

Fuente:

International Monetary Fund / Monetary and Capital Markets Department — Global Financial Stability Report, April 2012 : The Quest for Lasting Stability; Chapter 4: The Financial Impact of Longevity Risk.