Los préstamos de los Rothschild a El Vaticano y la respuesta de la Santa Sede

La Banca Rothschild concedió a la Santa Sede de la Iglesia Católica una serie de préstamos financieros, pero por contra , Roma denegó las peticiones de los Rothschild.

 

-Napoléon Bonaparte, entre 1803 y 1815, estuvo al frente de las llamadas Guerras de Coalición -o Guerras Napoleónicas- por las cuales entre otras cosas cae el Primer Imperio de Francia, desaparece el Sacro Imperio Romano Germánico, resurgen el absolutismo y el nacionalismo y España queda absolutamente destrozada tras recuperar su independencia. Gregorio XVI, Papa de Roma, 1832, solicitó a la Banca Rothschild un préstamo por la friolera de casi 38 millones de libras esterlinas de hoy. Luego, en el pontificado de Pío IX, desde 1840 a 1878, se solicitó un segundo préstamo para salir adelante en 1850 tras el  colapso de la breve y revolucionaria República Romana de Giuseppe Mazzini y la consiguiente restauración de los Estados Pontificios.

James Mayer de Rothschild

El primer préstamo, como decimos, se solicitó en 1832. Un año antes, el cardenal Bartolomeo Cappellari fue elegido Pontífice de El Vaticano con el nombre de  Gregorio XVI. Los Rothschild  le parecieron buena gente, pues no en vano  apuntalaron a los Borbones en el Reino de las Dos Sicilias, que limitaba con los Estados Pontificios, ayudando a financiar su represión de dos intentos de revoluciones.  Inicialmente, hubo cierta resistencia durante las negociaciones, particularmente por parte del gobierno romano y Monseñor Antonio Garibaldi en París. Pero la Banca Torlonia, de Roma, ennoblecida por el Papa desde fines del S XVIII, y banca de El Vaticano,  entonces dirigida por  el conde Alessandro Torlonia, mantuvo negociaciones directas con James Mayer de Rothschild  y en 1832 consiguió el acuerdo  para que se otorgara el  préstamo a la Santa Sede por £ 400,000 ( equivalente a £ 37.4 millones en 2019) Es decir, James Mayer de Rothschild, jefe de la  banca Rothschild de Francia  se convirtió en el banquero oficial del Papa.  Su hermano, Carl Mayer von Rothschild, con  sede en Nápoles , geográficamente más cercano a Roma, fue a reunirse con el papa Gregorio XVI en enero de 1832 para recibir la cinta y la estrella de la Sagrada Orden Militar Constantiniana de San Jorge. Dada su condición de judío, se le permitió que no quisiera hacer reverencia al Papa y tan sólo le besara su anillo. Para muchos fue un escándalo sumamente reprobable. 

También fue muy criticado por el mismo sector católico un  segundo préstamo, que como queda dicho,  se produjo durante el pontificado del Papa Pío IX (“Pio Nono”) a principios de la década de 1850 . El poeta romántico francés Alfred de Vigny dijo que “un judío reina sobre el Papa y el cristianismo paga a monarcas y compra naciones”.

El Papa Gregorio XVI nombró al Cardenal Antonio Tosti como el nuevo Tesorero Papal (también conocido como la Cámara Apostólica) en Roma en julio de 1834. Considerando las condiciones del mercado de valores y una reciente oferta de Rothschild a Egipto para refinanciar su deuda, Tosti intentó refinanciar la deuda en  condiciones más favorables. Rothschild se opuso. Como parte de un plan para obtener mejores condiciones, Tosti contactó a varias firmas bancarias en París,  activas en la Bolsa de París, que se encontraban en una posición de competencia con los Rothschild. Aunque el escritor judío húngaro Ignatius Balla en su libro de 1913 El romance de los Rothschild atribuyó más tarde la motivación del cardenal Tosti a “sin duda razones sectarias” , los seis bancos rivales eran en su mayoría protestantes o suizos, pero también algunos judíos. El elemento principal entre estos intereses que eran rivales de los Rothschild en la Bolsa de París era  Jonas-Philip Hagerman, un luterano sueco que anteriormente había tenido  un banco en Génova, y que ya había logrado una hazaña similar de ayudar a obtener para el Reino de Cerdeña un préstamo del gobierno francés. Los Rothschild, que hasta entonces se habían considerado inexpugnables, habían tomado represalias al preceder una caída de los bonos del gobierno parisino que redujo los bonos de Cerdeña por debajo de lo contratado. Aunque este contraataque dañó a los rivales de los Rothschild, cuando el cardenal Tosti planteó la idea de los lazos romanos, el Banco André y Cottier y otros estaban ansiosos por avanzar y enviaron al comerciante de Livorno Vincent Nolte para confirmar su interés. Todo esto se había hecho de manera discreta, sin informar a los Rothschild. Pero cuando los agentes de la familia  de Nápoles se enteraron de que un agente de los “seis bancos” de París había estado en Roma, sus sospechas aumentaron.  Después de enterarse de la situación, Carl Mayer von Rothschild se dirigió a Roma para averiguar la verdad sobre el asunto del Cardenal Tosti.  Mientras estaba allí, produjo una copia del contrato original del 5%, firmado por Rothschild y Torlonia (antes de que Tosti hubiera estado involucrado con las finanzas papales) que contenía una condición secreta hasta ahora;  la Santa Sede no podía acercarse a ninguna otra empresa para pedir un nuevo préstamo sin informar primero a los Rothschild y darles preferencia si ofrecía las mismas condiciones que su competencia.  Al final, las dos partes se reconciliaron y aceptaron juntos los nuevos términos del préstamo.

Se debate si el préstamo tuvo algún efecto significativo en la relación entre el catolicismo y el judaísmo. A pesar de su aprobación  a través de líneas religiosas, el Papa Gregorio XVI se opuso a lo que él llamó indiferencia religiosa y defendió la ortodoxia católica en tales asuntos en encíclicas como Mirari vos . A través de Klemens von Metternich, Canciller de Austria como intermediario,los Rothschild pidieron al Papa varias concesiones hacia los judíos que vivían en los dominios papales, como los judíos de Ancona, pero las solicitudes fueron rechazadas.

Fuente: Enlace Judío